Startups con 2 productos: ¿Hacerlo o no?

Una experiencia de primera mano sobre la diversificación de productos en startups

posted by Michael in August

Es probable que hayas oído hablar de la famosa regla de oro del capital de riesgo, la cual afirma que de cada 10 startups, tres o cuatro fallan por completo, tres o cuatro producen pérdidas o ingresos mínimos, y una o dos producen retornos significativos sobre la inversión inicial. Naturalmente este es solo el caso de las startups que llegan a tener acceso a capital de riesgo, el panorama general es más desalentador, ya que se cree que fácilmente el 90% de todas las startups fallan. Todo el mundo sabe que las startups son sinónimo de riesgo y muchos métodos y teorías se han desarrollado para tratar de reducirlo. Eric Ries propuso el método “lean startup” como una forma de entregar lanzamientos de productos iterativos y crear un producto final más eficaz a través de la crítica y opiniones resividas durante cada etapa de lanzamiento del producto. Bueno, ¿qué sucede con las empresas que, en lugar de iterar hacia un producto final, deciden enfrentarse al mercado con dos productos a la vez? Las estadísticas demuestran que las startups con dos fundadores en lugar de uno tienen claramente más posibilidades de éxito. ¿Es también este el caso para las startups que ofrecen más de un producto?


 


Un segundo producto podría nublar su visión


Muchos empresarios consideran que debes permanecer fiel a tu producto principal y evitar desviarte hacia un segundo producto tanto tiempo como sea posible. En primer lugar, cuando se gestionan dos productos a la vez, hay altas posibilidades de que el producto que esté generando el dinero vaya a obtener toda la atención. Además, diferentes productos pueden generar una división del equipo de trabajo, cuando por ejemplo, algún miembro se inclina hacia uno de los productos y otro hacia el otro. Esto no sólo sería contraproducente en muchos casos, sino que también podría generar conflictos internos dentro del equipo. Además, dependiendo de lo diferentes que sean los productos entre sí, esto podría significar fuertes inversiones de recursos adicionales, lo cual en muchos casos es un lujo para empresas de esta escala. Desde la perspectiva del cliente, más de un producto puede generar una confusión general de que representa la marca y hará que sea difícil para los usuarios identificar claramente los productos con la empresa. ¿Entonces, sería recomendable que las startups se olviden de esos proyectos adicionales que pudiesen terminar desarrollándose en un segundo producto?


 


¿Son dos pilares más fuertes que uno?


Permítanme contarles sobre nuestra experiencia aquí en Slidelfight, una startup recién fundada en Munich, centrada en tecnologías de presentación en línea. Inicialmente desarrollamos una herramienta para compartir presentaciones de PowerPoint en los dispositivos de los espectadores en vivo. Después de algunos comentarios de los usuarios pronto nos dimos cuenta de que muchos usuarios de Apple estaban teniendo dificultades ya que usualmente no usaban PowerPoint. Por lo tanto, desarrollamos una segunda herramienta llamada Beamium, basada en la web y que funciona con documentos PDF y, por lo tanto, es una solución directa, multiplataforma. Las respuestas positivas fueron inmediatas. Beamium comenzó a ser empleado en varias universidades, empresas de consultoría e incluso para casos que nunca imaginamos como compartir invitaciones de boda, libros electrónicos y anotaciones musicales. Al principio fue difícil para nuestro equipo separarse emocionalmente de nuestra primera solución y ver las posibilidades generales de ambas soluciones desde una perspectiva más amplia. Sin embargo, después de una intensa interacción con el mercado, usuarios privados, inversionistas, diversas empresas y la prensa, lentamente asignamos los canales, objetivos y recursos adecuados para ambas herramientas y ahora contamos con un portafolio de herramientas bastante diversificado para atender las diversas necesidades.


Charles Darwin dijo una vez: "No es la más fuerte de las especies la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la más sensible al cambio". Desarrollar dos productos simultáneamente es un desafío, especialmente para una startup. Sin embargo, si los recursos se asignan inteligentemente y el equipo está detrás de las diversas ideas, la adaptabilidad y flexibilidad de la startup en aspectos tales como la satisfacción del cliente hablará por sí misma. Por lo general, con dos alas volarás más alto que con una. Esto es especialmente cierto al inicio, donde la startup puede experimentar con dos productos a la vez sin mayores problemas. Pero después de un tiempo, la mejor idea superará a la segunda. En nuestro caso, aprendimos mucho de Slideflight y, en el momento en que Beamium superó todas las expectativas, decidimos dedicarnos a un solo producto. Todas las experiencias importantes que hemos vivido han sido necesarias y nos han ayudado a impulsar a Beamium más exitosamente hacia el mercado.



 


Fuente de la imagen: ©iStockphoto.com/bowie15



autor: Michael Michael