Empatía: El uso de la comunicación empática para tener éxito

Consejos para una mayor empatía

posted by Caro in March

El concepto de empatía sigue desempeñando un papel cada vez mayor en el mundo de los negocios, en lugar de limitarse únicamente a nuestras vidas personales. Mostrar empatía significa demostrar y comprender sentimientos compartidos con otros seres humanos en un nivel emocional, y no puramente intelectual. Es claramente más fácil transmitir emociones entre amigos y familiares que en el campo laboral, no obstante, la empatía está ganando mucha prominencia en el mundo profesional. Desde la manera en que los jefes tratan con sus empleados, hasta la comunicación dentro de los mismos equipos de trabajo, o al lidiar con contratos y propuestas de ventas, las personas que se expresan con empatía tienen muchas más posibilidades de hacer que otros se sienten y tomen nota. A pesar de esto, el poder y el profesionalismo fueron vistos durante años como las principales cualidades necesarias para el éxito, a tal punto que puede ser difícil cambiar entre diferentes estilos y estructuras de gestión. En realidad, no es difícil actuar con empatía porque es la naturaleza humana preocuparse por otras personas. "A la gente le gusta hacer que los demás se sientan mejor, cuando se les da la libertad de actuar voluntariamente" (Brüggemeier, 2010). La palabra clave aquí es "voluntariamente": la empatía no significa aceptar absolutamente todo con una actitud positiva, demostrar comprensión por cualquier proposición absurda, o dejar se salgan con la suya luego de un asesinato. Las personas que muestran empatía tienen más que la capacidad de observar a otras personas; es igual de importante que estén de acuerdo con ellos mismos y sus propios sentimientos y que pueda escuchar su propia intuición, preguntando “¿es esto correcto para mí, y estoy haciendo esto voluntariamente?”. Sólo al conocer sus propias emociones, apreciándolas y actuando en consecuencia, las personas pueden generar empatía hacia los demás. Nuestros consejos le podrán ayudar a actuar de una manera más empática y eficaz.


Escuchar activamente


Suena fácil, pero en realidad es mucho más difícil de lo que la mayoría de la gente piensa. Si pasas tus días bajo un constante bombardeo de conversaciones por parte de compañeros de trabajo y clientes, no es de extrañar que tu mente se pueda perder ocasionalmente durante las conversaciones. Sin embargo, la gente nota fácilmente si alguien está realmente interesado en lo que tienen que decir. Escuchar activamente no sólo mejora tu percepción, sino que también fortalece los sentimientos de solidaridad. Cuanto más sabemos de otra persona, aunque sea sólo unos cuantos detalles triviales, más nos acercamos a esa persona y esto nos permite transformar el sentimiento de cercanía en emoción genuina.


Hacer preguntas


Escuchar activamente es un paso en la dirección correcta, pero para mantener la conversación y transmitir empatía, un cuestionamiento contextual es necesario. Esto demuestra que no sólo estás escuchando atentamente, sino que también estás considerando lo que se dice en un contexto más amplio, precisamente porque estás interesado en la persona con la que estás hablando. Nuestro consejo: al hacer preguntas con el fin de darle seguimiento a la conversación, refiérete a la persona con la que estás hablando por su nombre. Esto conduce a una sensación de valoración mucho mayor.


Cambio de perspectiva


Un componente importante de la empatía es la capacidad de ponerse en los zapatos de los demás y experimentar el mundo desde su perspectiva emocional. Cambiar de perspectiva de vez en cuando para ver las cosas desde otro ángulo hace una gran diferencia. Si tienes dificultades al hacer esto, intenta practicar con películas o libros. Los personajes en libros y películas generalmente dan mucha información sobre sus pensamientos internos, a diferencia de los "verdaderos" seres humanos, lo que hace más fácil apreciar sus pensamientos y acciones.


Observa más conscientemente


Casi nunca tenemos tiempo para recostarnos y observar lo que está sucediendo a nuestro alrededor y apreciar cómo actúan otras personas: sin embargo, eso es precisamente lo que deberíamos hacer, por ejemplo, en el metro, en la cafetería o en nuestras oficinas. Observando, automáticamente aprendemos a reconocer las pequeñas peculiaridades que hacen a cada persona un individuo. "Pensar fuera de la caja" nos da un mejor sentido del comportamiento de la gente en general, y eso funciona mejor si mantenemos los ojos abiertos y aprendemos a entender a las personas que vienen de fondos distintos a los nuestros. Observar cuidadosamente en nuestro lugar de trabajo nos brinda la oportunidad de capturar ciertos gestos, expresiones faciales y estilos de conversación de nuestros compañeros de trabajo, reflejándolos la próxima vez que les conversemos con ellos. Este "espejo" da a la gente una sensación instintiva de seguridad y confianza, la base perfecta para construir una empatía mutua.


Captivar grupos grandes


La empatía también tiene un papel importante que desempeñar cuando se realizan presentaciones: dirigirse a tu audiencia sobre una base emocional, más que puramente intelectual, te da una mayor posibilidad de dejar una marca en su memoria. Los presentadores que muestran su lado empático son instantáneamente considerados más auténticos y agradables. Sin embargo, aunque es imposible utilizar las técnicas de escucha activa o interrogatorio con una audiencia grande, el contexto requiere un enfoque general. Una excelente manera de usar la empatía en esta situación es dar ejemplos de la vida real como base para tu presentación. "Cuenta historias personales con convicción y describe no sólo lo que la gente hizo, sino cómo esta se sintió" (Duarte, 2012). Al dirigirse a los sentimientos de las personas, los presentadores invitan a su audiencia a relacionarse con sus propias experiencias, de modo que la audiencia no sólo se sienta involucrada, sino que experimenta un sentido colectivo de pertenencia.



La empatía es algo que se puede practicar - y cuanta más atención se presta a las relaciones interpersonales al comunicarse con los demás, más natural se siente con el tiempo. La empatía es evidente no sólo en situaciones específicas, sino que se refleja en la forma en que la gente se encuentra en todo momento. Cuando la compasión y el cuestionamiento se convierten en una segunda naturaleza, cambia la forma en que nos comunicamos, transmitimos conocimiento y nos dirigimos a otros. Siempre ten en cuenta: un enfoque empático no sólo hace que los demás sean más felices - a medida que las personas se vuelven más empáticas, se vuelven seres humanos más felices y equilibrados.  


 


Fuente: Beate Brüggemeier, Wertschätzende Kommunikation im Business ("Appreciative communication in Business”), 2010 HBR Guide to Persuasive Presentations, Nancy Duarte, 2012


Fuente de imagen: ©unsplash.com/@colehutson



autor: Caro Caro